Buscar este blog

martes, 8 de noviembre de 2016

LA ÚLTIMA OPCIÓN...








Cerrando con avidez
cada uno de los botones
del desgastado abrigo,
la mujer pensaba.

Repasaba
-a gritos callados
y para sus adentros-
ésa última opción.

Se arregló el cabello
y con tristeza infinita...
respiró oxigenando sus pensamientos
conteniendo el dolor profundo de su alma:
Sí. Aceptaría la tan terrible propuesta.

Y sin más alternativas,
inició el interminable camino 
hacia su impostergable destino.


Publicar un comentario