Buscar este blog

jueves, 25 de octubre de 2018

En compás de espera...



Imagen tomada de Pinterest
(composición: Delia Hernández)



Y después de años vueltos eternidad,
nuevamente te ví.

No supe -sinceramente-
cuál de todas las emociones contenidas
haya sido la más fuerte;
la más invasiva...
la más abrumadora.

No lo sé.
Y no lo sabré jamás.

No te diste cuenta; 
de hecho, nunca lo supiste.

Y mis manos quedaron trémulas,
al igual que ayer...
al igual que siempre, 
con mis horas vueltas agua salada
y mi corazón en una oquedad total.

Mi compás de espera será infinito...
eterno...
trémulo 
e inacabable.

Mas vivirás en mí...
cada vez que te respire
o que mis pasos anhelen 
tu etérea presencia.



martes, 23 de octubre de 2018

¿Un cafecito...?



Ilustración tomada de Pinterest
(composición: Delia Hernández)



Siempre es agradable iniciar un nuevo día
con una taza de café.

¿El por qué?...
Porque cada vez que el aroma penetrante de
tan anhelada bebida llena esa taza,
mil y un ideas, proyectos, anhelos,
sueños e incluso,
esperanzas...
Hacen que su aroma embriagador,
abrace todos tus sentidos haciendo que,
inevitablemente,
la mente se llene de buenos deseos
y mil motivos para seguir adelante.

Alegría, añoranza...
Optimismo y recuerdos quizá tristes...
Se hacen presentes cuando escuchamos:
¿Un cafecito?

Y sí.
Con una amable sonrisa llena de dulzura,
siempre la respuesta será,
"Sí, ¡gracias!"...
A la vez que ya nuestro paladar anhela
el sabor indescriptible de tan 
maravilloso elixir matutino.