Buscar este blog

viernes, 16 de noviembre de 2018

El humo de un cigarro...







Desde muy niña me he preguntado
el por qué el humo de un cigarro,
en ocasiones se vuelve tan interesante...
Tan misterioso...
Tan lleno de una incierta duda;
de presagio, de añoranza...
no sé.

De mil sensaciones conjuntas.

Y sí.
Esas sensaciones me llevan 
indefectiblemente a mi niñez.
Recuerdo a mis tíos  (y mis padres)
en casa de mi abuela;
todas las fiestas, domingos y navidades.
Todos en torno a una mesa fumando...
Invariablemente fumando y jugando cartas.

Mi abuela, 
con sus cigarros mentolados
y sus monedas para apostar "de a peso"
cada jugada, 
entre risas y comentarios
de todos mis tíos y mis padres ahí reunidos
sin que hubiese tiempo
ni confrontaciones.

Solamente cartas y cigarros.
Y humo.
Mucho humo...
Invadiendo todo el comedor
y a todos los niños ahí presentes.

Es parte de mi infancia, ¿sabes?
Es un tiempo ido lleno de añoranzas;
de cariñosos recuerdos que se confunden
ya, al paso del tiempo cuando ahora,
los otrora niños, 
ya somos padres con hijos adultos.

(Ahhh, y uno que otro abuelo también).

La vida es así.
No sabes cuánto puede significar
el oloroso recuerdo de esas tardes en que,
los niños jugábamos, nos contábamos cuentos
o simplemente, platicábamos mientras
algunos otros leían historietas de antaño,
en tanto nuestros padres y tíos,
seguían el ritmo del juego de cartas 
de nuestra querida abuela
en torno al humo de su mentolado 
y enigmático cigarro.




miércoles, 7 de noviembre de 2018

Si mis letras...




Delia Hernández (2018)




Si mis letras fuesen eternas...

La infinitud bastaría para saciar
el vacío y la oquedad de tu
ausencia.

Sin mirar...
Sin decir...
Sin explicar.

Sólo mis letras.
Sólo la nada.